« M'encantaria poder canviar el món... però és que no em donen el codi font » (geek anònim)


   

Opinió/política


 
00000286.jpg

Iba a escribir un artículo sobre sobre la sedición militar del 36, sobre crímenes de guerra y de lesa humanidad, sobre lo mucho que aún mandan algunos exdirigentes del franquismo que quedan y muchos de los hijos de los que ya no quedan, de lo mucho que se luchó en los últimos años de la dictadura y los primeros de la democrácia, de como los demócratas nos vimos forzados a aceptar un borrón y cuenta nueva, totalmente ilegal según las normas internacionales, y que aún así hubo fascistas que volvieron a las armas un 23 de febrero, de como las víctimas de entonces aún han tenido que esperar otros 30 años para que se les ofrezca la posibilidad de que se les reconozca como tales, pero que cómo los de aquella época de terror no solo impiden que lo consigan, sino que toman medidas judiciales contra quien ose abrirles las puertas y, por último, de lo mucho que hace falta que llegue III República.

Mientras pensaba en todo eso, caminando por Blanquerna con el MP3 puesto, se me pone a sonar una canción que resume prácticamente todo lo que pensaba decir, así que para qué voy a romperme más los cascos:

Papá cuéntame otra vez

Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito
de gendarmes y fascistas, y estudiantes con flequillo,
y dulce guerrilla urbana en pantalones de campana,
y canciones de los Rolling, y niñas en minifalda.

Papá cuéntame otra vez todo lo que os divertisteis
estropeando la vejez a oxidados dictadores,
y cómo cantaste Al Vent y ocupasteis la Sorbona
en aquel mayo francés en los días de vino y rosas.

Papá cuéntame otra vez esa historia tan bonita
de aquel guerrillero loco que mataron en Bolivia,
y cuyo fusil ya nadie se atrevió a tomar de nuevo,
y como desde aquel día todo parece más feo.

Papá cuéntame otra vez que tras tanta barricada
y tras tanto puño en alto y tanta sangre derramada,
al final de la partida no pudisteis hacer nada,
y bajo los adoquines no había arena de playa.

Fue muy dura la derrota: todo lo que se soñaba
se pudrió en los rincones, se cubrió de telarañas,
y ya nadie canta Al Vent, ya no hay locos ya no hay parias,
pero tiene que llover aún sigue sucia la plaza.

Queda lejos aquel mayo, queda lejos Saint Denis,
que lejos queda Jean Paul Sartre, muy lejos aquel París,
sin embargo a veces pienso que al final todo dio igual:
las ostias siguen cayendo sobre quien habla de más.

Y siguen los mismos muertos podridos de crueldad.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.

Letra: Daniel Serrano
Música: Ismael Serrano


FELIZ DÍA DE LA REPÚBLICA!!!
14/04/2010 Les coses d'en Zolople/Opinió/política [es]

   

Les coses d'en Zolople



   
  © Bartomeu Homar i Graxell www.zolople.com | escriu-me | informació legal